¿Qué es la depresión? Cómo saber si tengo depresión y cómo superarla.

A lo largo de la vida, vivimos situaciones que nos duelen y la mayoría del tiempo confundimos la tristeza con depresión, pensando que eventualmente pasará ese mal momento y todo volverá a ser como antes; sin embargo, continúa el tiempo y la situación no mejora, uno mismo o un tercero se esta deteriorando cada vez más.

El desconocimiento nos altera, nos preocupa y nos enoja, llevándonos a considerar el deterioro emocional como una exageración; dando en algunas ocasiones, como respuesta, que esto se debe a la “ociosidad”, obligando a quien vive con depresión a hacer otras cosas, pues pensamos que de esa manera, se sale de este estado, sin comprender que la depresión afecta a la mente y al cuerpo, por lo que tienen que ser tratada. 

 

¿Qué es la depresión?

La depresión es considerada hoy en día, como una enfermedad que afecta al ser humano en sus actividades diarias, debido a que es un trastorno o bien alteración del estado de ánimo por un desorden en los neurotransmisores, que son los que se encargan de generar felicidad, interés, ganas de vivir, creatividad, saciedad, hambre, etc. 

Dentro de la depresión hay varios tipos de ella, las cuáles son clasificadas por los psiquiatras. De acuerdo con Mayo Clinic, la depresión más conocida es “depresión mayor”, ésta afectará muchos pilares del individuo, como son: el sentir, el pensar y las acciones, llevando a generar y referir diversos problemas emocionales y físicos. Inclusive es posible que impida la realización de las actividades diarias, al grado de sentir que vivir la vida no vale la pena. (Febrero 03, 2018) 

Anteriormente expresaba que es fácilmente confundible con la tristeza, pero en realidad no pueden ser lo mismo; sumando a lo agregado anteriormente, la depresión no es una debilidad, ni tampoco es un fenómeno del cual simplemente se sale cuando se desea. La depresión tiene que ser tratada y se necesita apoyo profesional para poder continuar con un buen desempeño en la vida. Al ser una enfermedad que se presenta a largo plazo, puede llegar a generar debilitamiento muscular, por lo que literalmente, genera mucho dolor e impedimento para poder pararse de la cama. De igual manera, uno empieza a  perder el apetito o comer compasivamente, por lo que genera daños severos; y en ocasiones irreversibles en el organismo, desde anemias hasta trastornos de la alimentación como la obesidad, dañando a su vez el corazón, los pulmones el cerebro y otros órganos.  

También se puede llegar a perder el interés por las cosas que anteriormente eran disfrutadas, resultado de esa apatía, una consideración o pensamientos constantes de muerte. 

Es por ello que se necesita de un apoyo profesional, con medicamento psiquiátrico y/o psicoterapia uno puede salir adelante nuevamente. 

Así que recuerda, todos podemos sentirnos tristes e infelices durante unos días, pero si el periodo de tristeza se prolonga a semanas o meses, podemos pensar en una posible depresión y vale la pena ir con un psiquiatra para corroborarlo y recibir el tratamiento adecuado. También recordemos que la tristeza es un estado emocional, en cambio la depresión tiene comorbilidad, es decir, puede presentarse junto con otras enfermedades. 

 

¿Es posible tener depresión con ansiedad?

El Ph. D. Craig N., menciona que aunque son diferentes afecciones, normalmente se encuentran juntas en un mismo paciente, por lo que el tratamiento tiende a ser similar.  

Es común que la ansiedad sea uno de los síntomas que refiere el consultante al médico, como también es habitual que se llegue a desarrollar episodios ansiosos tras experimentar largos períodos de depresión. Por lo que muchas personas tienen como diagnóstico ambos trastornos. (Mayo Clinic, Junio 02, 2017). 

Sentirnos decaídos, tristes, desesperanzados o desanimados de vez en cuando es normal, al igual que sentirnos ansioso en ocasiones, ya que se deben a respuestas normales del cuerpo ante situaciones peligrosas, estresantes, angustiantes y dolorosas. Pero la severidad y constancia de los síntomas es cuando pueden llegar a reflejar uno o varios trastornos de salud mental que valen la pena ser atendidos, psiquiátrica y psicológicamente. 

Estos síntomas, como ya se mencionó, generalmente mejoran con asesoramiento psicológico y medicamentos psiquiátricos pero también con cambios en el estilo de vida, por ejemplo: hábitos de sueño, hacer ejercicio, alimentación más equilibrada, disminuir o evitar el consumo de sustancias como: alcohol, tabaco o drogas. Paralelamente, aumentar el apoyo social y/o utilizar técnicas de respiración para reducir el estrés pueden ser, de algún modo, benéficos para el tratamiento de estas afecciones. 

Más, para dar pie a un tratamiento, el primer paso es la detección de la o las afecciones. 

 

¿Cómo saber si tengo depresión? - Ayuda para detectar la depresión.

 

La NHS nos explica que la depresión afecta de manera distinta a cada paciente y esto se debe a la amplia variedad de síntomas existentes. No todos los pacientes tendrán sentimientos duraderos de infelicidad y desesperanza; no todos tendrán ideas suicidas; tampoco todos perderán el interés por las realización de cosas que solían disfrutar, ni perderán el apetito sexual; al igual que no todos presentaron síntomas de ansiedad. Y esto se debe a la severidad del trastorno, la depresión varía de leve a grave.

Puede haber síntomas físicos, como también emocionales e incluso cognitivos que se presentarán de maneras diferentes en cada tipo de depresión. (Diciembre 10, 2019). 

Ahora, ya sabemos que la tristeza por sí sola, no es un buen indicador de depresión, entonces ¿cuál si lo es? De acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5), guía de diagnóstico utilizada por la mayoría de los profesionales de la salud mental, menciona que si has experimentado al menos cinco de los siguientes síntomas la mayor parte del día, casi todos los días, durante al menos dos semanas, es posible  el diagnóstico de trastorno depresivo mayor. Sin embargo, antes de mencionarlos, buscamos dejar en claro que uno no se puede auto-diagnosticar y es fundamental y necesario ir con un profesional de la salud mental

 

Síntomas de la Depresión

 

  • Sentirte constantemente triste, vacío o inútil o culpable.
  • Poco interés o placer en el trabajo, amigos, pasatiempos, pareja, deportes, familia u cosas que solías disfrutar.
  • Cambios bruscos en la alimentación, perder el apetito o deseos de comer excesivamente, al igual que cambios radicales en el peso. 
  • Apatía y fatiga sin razón obvia. 
  • Problemas de concentración o toma de decisiones.
  • Sentir inquietud, caminar de un lado a otro sin parar o bien, hablar o caminar lentamente, más de lo habitual. 
  • Insomnio o dormir mucho.
  • Pensamientos suicidas o de muerte. 
  • Arrebatos de ira, irritabilidad o frustración. 
  • Ansiedad, agitación o inquietud. 
  • Problemas físicos inexplicables, como dolores musculares o  jaquecas. 

 Los síntomas mencionados pueden presentarse, del mismo modo, tras el abuso de sustancias o derivar de otros problemas orgánicos no necesariamente partiendo de lo mental; como pueden ser la enfermedad de la tiroides, tumores cerebrales o deficiencias nutricionales. Por ello es necesario ir con expertos que puedan dar una orientación y un seguimiento adecuado. 

 

Síntomas de la Depresión con Ansiedad

 

Sumando las de depresión, anteriormente descritas. 

  • Tensión muscular 
  • Trastorno de pánico 
  • Fobia social 
  • Trastorno obsesivo-compulsivo 
  • Preocupación excesiva 
  • Hipocondría 
  • Palpitaciones, taquicardia, sudoración, temblor, sequedad bucal.
  • Sensación de ahogo, dificultad para respirar, presión en el pecho. 
  • Mareo, vértigo, inestabilidad, miedo a perder el control.
  • Desrealización o despersonalización; miedo a volverse loco o morir.
  • Escalofríos, aturdimiento o sensaciones de hormigueo, tensión y dolor muscular. 

Recordemos que no se presentarán todos los síntomas en un mismo individuo, así que es probable que tú que estás leyendo esto, no te identifiques en muchos de estos síntomas. 

Sí sospechas que puedes estar deprimido y/o ansioso, el mejor primer paso es investigar al respecto, ya lo estás haciendo; ahora lo ideal sería, comunicarte con tu médico de atención primaria, un psiquiatra o un psicoterapeuta. En Neopraxis, puedes encontrar la ayuda necesaria. 

¿Qué hace que una persona se deprima?

En realidad no se sabe con certeza por qué las personas se deprimen y tampoco  es posible poder asegurar que todos los deprimidos vivieron previamente la misma situación para llevar eventualmente a la depresión. Esta enfermedad mental, como otras, es multifactorial, es decir que hay muchos factores como el biológico, el psicológico y el social/ambiental que desencadenan esta afección, denominando a la enfermedad como un trastorno complejo. Así que puedes conocer a varias personas deprimidas y las razones por las cuales están así serán completamente distintas. 

Otra razón por la cual no puede haber certeza es porque el ser humano es fluctuante, al igual que la vida. Los eventos que pueden cambiar el transcurso de una persona son millones, pero al mismo tiempo son subjetivos. Un duelo no le afectará de la misma manera a nadie, la pérdida de trabajo o un divorcio tampoco. El dar a luz o la llegada de un hijo, podría hacernos pensar que genera felicidad, pero la realidad es que no siempre es así. La vejez para unos será una oportunidad y para otros será factor para la depresión. O simplemente un día podemos deprimirnos sin razón “aparente”. Y es mera apariencia porque realmente tendríamos que retroceder bastante y cautelosamente para poder encontrar ese punto de inflexión, o lo que otros conocen como un ”espiral descendente” de eventos que conducen a la depresión. Pero no estamos preparados para ello, por eso es necesario acudir con los profesionales ya mencionados. 

Y es entendible que esto genere incertidumbre, pues sí esperabas tener respuestas claras, una enfermedad multifactorial como la depresión, no las brinda. Ahora bien, mencionaremos algunos contribuyentes a la enfermedad, para darnos una idea de si hay o no depresión, en cada caso personal. Aún así recalcamos que las razones en cada paciente serán diversas, distintas y cada caso siempre será único.

 

¿Cuáles son las causas de la depresión? 

 

Como mencionamos, los expertos pueden describir algunos posibles contribuyentes y por supuesto en la consulta médica lo pueden explicar; Nuna Alberts para Everyday Health, hizo un enlistado de ellos, los cuales te describiremos a continuación: 

  • La genética: estudios sugieren que la depresión puede surgir de una predisposición genética, incluso algunos demuestran que hay 269 genes relacionados con la depresión. Sin embargo, los médicos y científicos no creen que la genética actúe sola, si bien, puede aumentar el riesgo, se necesitan de otros factores para desencadenar la depresión. (Everyday Health, Septiembre 1, 2021)
  • Los neurotransmisores: estos son mensajeros químicos que comunican a las neuronas con otras; anteriormente se pensaba que una falta de estos causaba depresión, hoy se demostró que no necesariamente debe de haber una falta,  ya que se han registrado casos en los que hay un exceso de mensajeros químicos, demostrando que si este factor está involucrado es realmente por un mal funcionamiento a nivel conexión neuronal. (Everyday Health, Septiembre 1, 2021)
  • Inflamación cerebral: existen investigaciones que indican que la inflamación puede crear cambios químicos en el cerebro, desencadenando o empeorando la depresión en ciertas personas e influir en cómo alguien responde ante la afección y el tratamiento. (Everyday Health, Septiembre 1, 2021)
  • Dificultades: está demostrado que las dificultades en factores psicológicos y sociales, son grandes contribuyentes a la enfermedad. Por ello se hace una historia clínica en la primera entrevista, pues los antecedentes de trauma infantil, abuso sexual, físico, psicológico; mala salud, desnutrición, muerte de familiares, perdida de un miembro, problemas económicos, eventos estresantes en la vida, desempleo, aislamiento social o soledad como lo estamos viviendo hoy con la pandemia que presentamos COVID-19, pueden jugar un papel decisivo en la depresión. (Everyday Health, Septiembre 1, 2021)
  • Lesión cerebral traumática: otra causa muy común de depresión son lesiones cerebrales traumáticas, más de la mitad de pacientes que pasan por una intervención o tuvieron una lesión cerebral, cumplirán con los criterios de depresión mayor tres meses después de su lesión. (Everyday Health, Septiembre 1, 2021)

Otros factores que menciona NHS, son: 

  • Eventos estresantes: algunos sobrellevan estos eventos de una manera adecuada, permitiendo experimentar cada faceta de ellos. En cambio, el riesgo a deprimirse aumenta si dejamos de ver a los amigos y familiares, o bien, si tratamos  de resolver  estos problemas por cuenta propia; intentar avanzar no esta mal, pero cuando no se tiene idea de cómo lidiar adecuadamente con el tema en cuestión, es posible  que se dejen temas inconclusos que terminan ahogando con el tiempo al que está atravesando esta situación. (NSH, Diciembre 10, 2019)
  • Personalidad: se puede ser más vulnerable si se tienen ciertos rasgos de personalidad, como baja autoestima o ser demasiado autocrítico. Este punto está relacionado con la genética pero también con lo ambiental. Una cosa será lo heredado y otra lo aprendido. (NSH, Diciembre 10, 2019)
  • Historia familiar: si algún familiar ha tenido depresión en el pasado, como un padre, una hermana o un hermano, es más probable que uno también la desarrolle. (NSH, Diciembre 10, 2019)
  • Dar a luz: si el embarazo fue complicado, se perdió mucha sangre o bien, hubo cambios hormonales y físicos severos; así como la responsabilidad adicional de una nueva vida, pueden conducir a la depresión postparto. (NSH, Diciembre 10, 2019)
  • Soledad: los sentimientos de soledad, causados por situaciones como separarnos de la familia y amigos, pueden aumentar el riesgo a deprimirse. (NSH, Diciembre 10, 2019)
  • Alcohol y drogas: se sabe que el cannabis puede ayudar a relajarse, incluso se usa como planta medicinal, pero hay pruebas que demuestran que un uso excesivo o un mal uso de esta planta puede provocar depresión, especialmente en los adolescentes. El alcohol, socialmente se usa para “ahogar las penas”, y es muy común que los jóvenes o algunos adultos tratan de sobrellevar sus problemas bebiendo demasiado, pero el exceso de éste afecta la química del cerebro, aumentando el riesgo de depresión. (NSH, Diciembre 10, 2019)
  • Enfermedad: las enfermedades prolongadas o mortales, son potenciales desencadenantes de depresión. Enfermedades de tiroides o problemas con el sistema inmunológico, también. NSH, Diciembre 10, 2019)

Estas causas pueden generarte ansiedad si las lees, porque puedes darte una idea o un posible saber si tienes depresión, incluso depresión con ansiedad. Pero ¿qué sigue? Claro que un muy buen primer paso es investigar, informarse en fuentes confiables como esta, pero también es necesario buscar asistencia médica y psicológica. 

 

Estrategias para superar la depresión

 

Hay un lado positivo. Afortunadamente no existe una única cura para la depresión, disponemos de muchas estrategias efectivas, una de las cuales seguramente te ayudará a sanar si estás luchando contra la enfermedad. 

El ignorar que tienes sospechas o un diagnóstico realizado por un profesional de la salud, no genera buenos resultados, al contrario puedes ponerte mucho peor. ¿Recuerdas que al principio te comentaba que algunas personas creen que es una cuestión de ociosidad? No lo es, no se trata de pensar en algo más o mantener la mente ocupada, porque muchas veces no se puede. 

  • La primera parte es asumir que sufres depresión y aceptar la ayuda, tanto de la psicoterapia y de la medicación, entender que estas dos no son malas, al contrario, cualquier persona, incluso sin problemáticas como estas, podría acudir a un chequeo; porque la salud mental es igual de importante que la salud del resto del cuerpo. Si tú prefieres lo natural, es válido y para ello, los tratamientos alternativos como: masajes, acupuntura y fototerapia también pueden ayudar.
  • La segunda parte (por ponerlas en un orden), aunque pueden o deberían ir a la par, son los cambios en el estilo de vida, desde el cómo comes y cuánto/cómo duermes hasta realizar nuevas actividades recreativas (pintar, dibujar, cantar, esculpir, decorar, escribir, sacar fotografías, bailar), hacer ejercicio, por igual, practicar yoga y meditación. 

Estos cambios pueden mejorar el estado de ánimo al reducir la inflamación e irritación cerebral. O incluso en la alimentación, el recibir nutrientes adecuados, también garantiza que el cerebro funcione de mejor manera. Está demostrado que los síntomas de depresión disminuyen significativamente si cambias la dieta altamente procesada y alta en carbohidratos a una dieta mediterránea enfocada en verduras, cereales integrales, proteínas magras, lácteos sin azúcar, frutos secos y semillas, aceite de oliva y las especias cúrcuma y canela.

Así que sí, el tratamiento para la depresión implica una combinación de cambios en el estilo de vida, psicoterapia y medicamentos(alopático u homeopático). Tu tratamiento recomendado se basará en si tienes depresión leve, moderada o grave.

¿Qué sucede si los síntomas que hasta el momento has leído, los relacionas con alguien más, qué le recomendarias?

 

¿Cómo ayudar a alguien con depresión? 

 

El ser empáticos y fungir como un agente de apoyo en la escucha, es bastante benéfico para ellos. 

Buscarles textos como estos, libros o grupos de apoyo, pueden ayudarles, pues el compartir sus experiencias con otras personas o sentirse identificados en otras, también generan un cambio favorable en su salud emocional.

Es necesario identificar los síntomas en los diferentes miembros de la familia o conocidos, los síntomas no son los mismos en niños, adolescentes, adultos o adultos mayores. 

Aunque muchos son similares a lo que anteriormente comentamos, puede haber diferencias. Mayo Clinic, remarca esta diferenciación, en los niños menciona que puede haber tristeza, irritabilidad, apego, preocupación, dolores y molestias, negarse a ir a la escuela o tener bajo peso.

En los adolescentes puede haber tristeza, irritabilidad, sentirse negativo e inútil, enojo, bajo rendimiento o poca asistencia a la escuela, sentirse incomprendido y extremadamente sensible, consumir drogas recreativas o alcohol, comer o dormir demasiado, autolesión, pérdida de interés en las actividades normales y evitación de la interacción social.

Mientras que en el adulto mayor puede presentarse en las dificultades de memoria o cambios de personalidad, dolores o molestias físicas, fatiga, pérdida de apetito, problemas para dormir o pérdida de interés en el sexo, no causados por una afección médica o un medicamento. A menudo quiere quedarse en casa, en lugar de salir a socializar o hacer cosas nuevas. Incluso son frecuentes los pensamientos o sentimientos suicidas. (Febrero 03, 2018)

Desafortunadamente, para los adultos mayores es normal que haya depresión debido al envejecimiento, aunque no debería de tomarse a la ligera, debemos fomentar la conciencia psicológica de que a ellos también se les debe de buscar ayuda. 

Para ayudar primero es empatizar y entender que todos necesitamos ayuda, se requiere buscar información para actualizarse e informarse, el buscar centros de ayuda siempre son excelentes opciones. La detección temprana siempre es favorable en cualquier caso, y aún si no hubo una detección temprana, la intervención será el punto de cambio para la persona en cuestión.  

¿Cuándo es momento de pedir ayuda para tratar la depresión?

 

Nunca es tarde para pedir ayuda psicológica o médica, ya sea para informarte por parte del experto o porque ya consideras que puedes estar deprimido. 

Muchas personas esperan mucho tiempo antes de buscar ayuda, por miedo, por desconfianza, por desconocimiento pero en temas como la depresión, siempre es mejor no dejar pasar más tiempo. Cuanto antes veas a un profesional, antes podrás estar en camino a la recuperación.

Si te sientes deprimido, programa una cita con tu médico o tu profesional de la salud mental lo antes posible. Si estás dispuesto a buscar el tratamiento adecuado, en Neopraxis podemos ayudarte. Si no te sientes convencido en buscar tratamiento, habla con alguien en quien confíes, el expresar lo que sientes, será de mucho aliento. 

Referencias: 

American Psychiatric Association. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), 5ª Ed. Madrid: Editorial Médica Panamericana, 2014. 

Mayo Clinic Junio 02 2017 Depression and anxiety: Can I have both? Recuperado  de internet en Septiembre 9, 2021:https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/depression/expert-answers/depression-and-anxiety/faq-20057989

Mayo Clinic Febrero 03, 2018 Depresssion (major depressive disorder) Recuperado de internet en Septiembre 9, 2021 https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/depression/symptoms-causes/syc-20356007

NSH Diciembre 10, 2019 Causes - Clinical depression Recuperado de internet en Septiembre 10, 2021: https://www.nhs.uk/mental-health/conditions/clinical-depression/causes/

NSH Diciembre 10, 2019 Overview- clínical depression Recuperado de internet en Septiembre 9, 2021 https://www.nhs.uk/mental-health/conditions/clinical-depression/overview/

Nuna Alberts, Everyday Health Septiembre 1, 2021 Depression Signs, Symptoms, Latest Treatments, Tests, and More. Recuperado de internet en Septiembre 9, 2021. https://www.everydayhealth.com/depression/guide/

 



como superar la depresion